Clases de tango para la salud

Bailar tango vincula a las personas, no en vano es uno de los géneros musicales que mejor describe la pasión y todo lo que tiene que ver con las emociones del ser humano. El tango también es un excelente ejercicio cardiovascular, durante su ejecución se ejercita la coordinación, el equilibrio y se mejora la postura. Los beneficios no son sólo físicos, sino también mentales.

Bailar tango produce bienestar

Las razones para aprender a bailar tango, son muy variadas y dependerán en gran parte de la cultura, edad, o estilo de vida de la persona que, seducida por el sonido del bandoneón, se entrega a una de las danzas más conocidas y apreciadas del mundo.

Nunca había sido tan importante buscar el bienestar y cuidar la salud como hoy en día. Unos eligen correr, otros practican la yoga o el pilates para buscar el tan anhelado equilibrio del cuerpo y la mente. Desde hace un par de años, las escuelas de tango de todo el mundo y particularmente las de Buenos Aires, reciben a personas de todas las edades que ven en el tango una forma de desconectarse de la rutina diaria, en un mundo en donde la hiperconectividad está a la orden del día.

Los beneficios que ofrece el tango son muy atractivos, como por ejemplo, mejora las relaciones interpersonales, además de favorecer la concentración y la memoria mientras se ejecutan las coreografías. Su música, cargada de un profundo significado, permite viajar en el tiempo a la Buenos Aires del siglo pasado, la de las películas de Carlos Gardel.

Las escuelas de tango se llenan de alumnos que desean aprender a bailar, inclusive, reciben a muchos visitantes del mundo que eligen Argentina para conocer más profundamente sobre su arte, el idioma español y su cultura. El tango también mejora el ánimo y es una excelente forma para relajarse y disfrutar del momento presente,