El tango: pasión argentina

«El tango es un sentimiento triste que se baila» esta frase dicha por el gran compositor argentino de tango Enrique Santos Discépolo, e inmortalizada por el escritor Ernesto Sábato en su libro «Tango: discusión y clave», es una de las mejores descripciones que se han hecho de lo que significa el tango para los argentinos.

Y no sólo en Argentina y Uruguay se siente esa emoción: el tango ha conquistado los rincones más lejanos del planeta. No en vano, rusos y japoneses siempre se destacan en las preliminares del Mundial de Tango que se celebra en Buenos Aires; allí compiten cientos de parejas que, previamente, se clasificaron en los eventos que se hacen en distintas partes del mundo.

El tango se hizo presente en el Teatro Colón

Hace un par de meses, Argentina fue la anfitriona del G20 (el Grupo de los 20), un foro en donde los representantes de los países miembros se reúnen para tratar temas económicos y políticos. Esto se convirtió en una gran oportunidad para que Argentina se luciera, y el tango no podía faltar en la gala que se realizó en el Teatro Colón. Un espectáculo que durante 45 minutos conmovió a presidentes y asistentes por igual.

Danzas y música de todos los rincones de la Argentina mostraron la riqueza cultural de uno de los países más grandes de América del Sur. Mora Godoy, famosa bailarina de tango, deleitó a los presentes con una presentación que mezclaba los acordes del tango con el rock. La presentación contó también con la participación del maestro de ballet argentino Julio Bocca, luego de once años sin bailar en los escenarios. Lágrimas de emoción y un emotivo final en donde todos gritaban en coro: «¡Argentina, Argentina!». Un espectáculo inolvidable.

El tango, patrimonio cultural intangible de la humanidad, ese sentimiento triste que se baila y se canta, nacido en algún lugar del Río de la Plata, hoy conquista al mundo.