Tangueros

GUILLERMO NIETO... Sin etiquetas... simplemente GUILLOTE!

 

TANGUEROS

GUILLERMO NIETO... Sin etiquetas... simplemente GUILLOTE!

Una de las personas más queridas dentro del ambiente del Tango... en todos lados lo conocen, desde los Milongueros de la Vieja Guardia hasta los más nuevos.. siempre con una sonrisa y con un sentir el Tango desde lo más profundo... No le gusta que lo llamen Milonguero... sin etiquetas... él es GUILLOTE!

 

 

¿Cuáles son los objetivos de tus clases?

La meta principal es la difusión de nuestra cultura popular, el Tango. Yo muestro todo lo que vi y escuché. Lo que hago todas las noches de mi vida cuando voy a la milonga.  ¡Yo vivo aquello que enseño! Trato de transmitirle a la gente que toma mis clases,  la pasión que siento por el Tango.

Casi siempre laburé solo. O con profesoras que iba llamando, si me pedían una maestra o bailarinas para bolos. Y vos sabes que siempre me cuidé de la exposición. Hasta que el Tango me unió con Flor Beltramo. ¡Flor de Bailarina, de compañera y de persona! ¡Qué profesional!

La conocí en el Yeite, hace un tiempo. Tenemos amigos en común. La sacaba a bailar siempre que podía. ¡Porque hay que sacar número para bailar con ella!jajaja

Una vez le dije: “Vos y yo vamos a trabajar juntos algún día”.No sé si me creyó,  pero yo lo presentía. (¡Y lo que yo presiento se cumple! Jajaja) Hasta que me llamaron de un laburo -que no lo iba a hacer porque no tenía compañera - Me la jugué, la llamé y vino a “salvarme las papas”. Desde ahí nos empezaron a salir propuestas de trabajo juntos. Por ejemplo, la de Hugo Pendziuch, que nos llamó para este ciclo de clases que estamos haciendo en Milonga 10 y que denominamos “Tango Pistero”.

Y que mejor propuesta que trabajar en una milonga tan querida para nosotros como la 10 y ¡Es un honor, además, arrancar en el mes de su cumpleaños! Y con un amigo como Hugo, que con actitud quijotesca logró armar un milonga única en Bs As. El loco se la juega, permanentemente, para que la milonga siga abierta Creo que hay que apoyar a emprendimientos como la 10, que nos da trabajo a tantos artistas del Tango!!

¿Y qué querés que te diga?¡Me encanta bailar con Flor! La siento como una extensión de mi cuerpo! Y dar clases con Beltramo ¡Es un lujo! Nos proponemos objetivos a corto, mediano y largo plazo. Cada uno tiene una  responsabilidad, cumple un rol dentro de la pareja  Cooperamos. Nos compartimos información, porque los dos venimos de mundos artísticos diferentes. Y buscamos unirnos, llegar a un acuerdo. Como cuando bailamos tango: Dos seres distintos se fusionan para ser uno con la música.

La gente que viene dice que “nuestras clases son dinámicas, amenas, divertidas. Que disfrutan de un momento de placer y alegría”.

Será porque  creemos firmemente que  cada alumno que viene a nuestras clases, tiene identidad propia. No es un número para nosotros. Nos preocupamos por su persona. Nuestras correcciones son personalizadas. Buscamos un seguimiento del alumno.

También para evacuar dudas, durante la semana, tenemos contacto con ellos a través de redes sociales y mail.¡Queremos que aprendan, disfrutando!.

Si es necesario, hacemos una traducción de la clase para la gente que no habla castellano o lo hace con dificultad.

Para quienes desean reforzar sus conocimientos, brindamos clases individuales o de grupos reducidos.

Estamos muy contentos con el grupo de alumnos que tenemos, que avanza, escalonadamente,  clase a clase a través de un programa de trabajo de acuerdo a su nivel de baile, y que a su vez están  segmentadas: comienzan con un trabajo corporal – una entrada en calor, para evitar lesiones y tener mayor conciencia del propio cuerpo -  En otro bloque de la clase - y través de juegos y ejercicios - van trabajando técnica en pareja. Mas tarde  damos nuestra versión de conceptos de Tango. Y como final hacemos un simulacro de milonga. Donde los alumnos aplican todo lo que saben en la pista.

¡Estamos felices!  Porque vemos que los alumnos avanzan, crecen. Y van a la milonga: ¡Viven el Tango!

¿Cómo llegaste al Tango?

El Tango en mí, es hereditario. Mi mamá y mi papá se conocieron bailando Tango, en el Club Libertad de Vicente López. Esa noche tocaba Di Sarli ¡En vivo!.

Siempre se escuchó Tango en casa. Y en las fiestas familiares se bailaba. Y yo miraba como bailaban. ¡Puedo estar horas mirando bailar tango, sabes?

Y, en casa se contaban anécdotas de las milongas. Por ejemplo: Entre mi viejo y mi tío hablaban de códigos milongueros. Hacían duelo de pasos.  También anécdotas de música: Me acuerdo cuando mi vieja me contó que fue a otro baile donde Di Sarli  estrenaba Bahía Blanca. (Y pone Di Sarli,  o Carlos Cayetano Di Sarli y Bahía Blanca, cortémosla con eso que dicen que trae mala suerte!!! Nada de andar poniendo ni diciendo “el tuerto”)

Tengo recuerdos de siempre estar escuchando Tango. Especialmente en la adolescencia. Mis viejos vivían en un PH. Y yo dormía solo en la última habitación, en el fondo. Por el pasillo, me venían a buscar unos amigos que vivían adelante. Y por la ventanita de la pieza me gritaban:”Sos un viejo, escuchas AM… y Tango (Y se reían)”  También me cargaban cuando me veían practicando con mis zapatos de tango, pantalón de vestir, remera, bailando, solo, frente al espejo. Viendo como hacer para caminar mejor, girar, para enroscar. “Bailas solo, estás loco” – Me decían.

Hoy, me dicen, “bailarín”. Y yo no soy bailarín. Respeto a los bailarines, porque bailan de todo. Pero yo no bailo otra cosa, más que tango.

Tampoco me gusta que me digan milonguero. ¿Qué significa ser milonguero? Pareciera ser un título de la aristocracia tanguera. Hoy en día, se pone y le dicen a cada uno “milonguero”, que la verdad no quiero que me rotulen de esa manera, porque no me identifico con esa gente.  Prefiero que no me etiqueten.

¿Quienes fueron tus Maestros?

Mi viejo me enseñó sus pasos. Me viene una imagen de muy chico, cuando yo estaba empezando a caminar, y mi viejo - poniendo tango a todo volumen - me subía encima de sus zapatos, me agarraba las manos y caminábamos bailando. Mientras él cantaba o silbaba.

Y desde chico me mandó a aprender con un vecino, amigo de él, a una Sociedad de Fomento. Había un grupo que bailaba Tango y Folklore,  Ahí iba mi hermana (Que tiene 10 años mas que yo) ella tenía su compañero, pero cuando volvíamos de la clase, poníamos los discos en el combinado y practicábamos en el comedor de mi casa. Cuando llegaba mi viejo, nos corregía. Mi hermana empezó la facultad y dejó de bailar. Y yo también dejé porque jugaba a la pelota. Y además no me gustaba como daban las clases: Poca didáctica, profesores tiranos. Así que me quedé con lo que sabía. Y trataba de pensar nuevas opciones solo.  De adolescente, mi mamá me quería mandar a alguna academia en Capital, para perfeccionarme. Pero no había guita en casa. Lógicamente se priorizaba el estudio de mi hermana. Pero cada tanto iba a la milonga con mi papá,. Nos escapábamos cuando mi vieja se iba de viaje. Íbamos a Canning, al Rodríguez y mucho a los bailes de provincia. Un milonguero me dijo en el Rodríguez: “sabes lo lindo que es venir a bailar con tu viejo!”. Y es verdad eso! Porque conoces a tu viejo, no solo como papá, sino como amigo. Por eso me encanta ver a  Fernando Gordillo con Maxi, su hijo, por ejemplo. O a Johanna Arriola con su abuela.

Después vine a laburar y a vivir a Capital en el ´94. Y me dio clases Hugo Patyn y Carolina García. Dos fenómenos!! Ellos me enseñaban el básico, estructuras y muchas figuras que me partían la cabeza!!

Volví a casa y le mostré a mi viejo que no bailaban enfrentados a la mujer Y mi viejo me dijo: “No vayas mas. Esos no saben bailar. Tiran verdurita”.

Pero a mí me encantaban. Carolina baila bárbaro! Hugo era fan de Osvaldo Zotto. Y tiraba figuras de él. Íbamos a la milonga que se hacía los Jueves en La trastienda.  Ellos dejaron de dar clases y yo dejé de bailar porque empecé a estudiar y a laburar en el Teatro. Y ahí, un compañero – Facundo Heredia - me dijo que Stanislavski recomendaba bailar. Unos meses mas tarde preparamos un sainete “El conventillo de la Paloma” de Vaccarezza, para la muestra de fin de año. Y me pidió que le enseñe a bailar Tango. Entonces le propuse un intercambio: que me enseñara cosas de teatro y yo de Tango. El fue mi primer alumno! jajaja. Yo le enseñe lo que sabía. Bien paradito, teníamos cuatro o cinco pasitos para milonguear .Y muchos mas pasos para practicar. ¡Pero queríamos aprender más!. Hasta que me acordé que Hugo Patyn me dijo que estaba la señal de cable Solo Tango, y mirábamos y copiábamos los pasos de “Así se baila el Tango”. Entonces yo también me hice fan de Osvaldo. ¡Nunca nadie camino como Osvaldo Zotto en la historia del Tango!.

Con Facundo íbamos a bolichear de Jueves a Domingo. Y cuando no nos daban bola las pibas de la disco, nos íbamos a las milongas de provincia. Y a veces nos encontrábamos con mi viejo, jajaja. Íbamos a los bomberos de San Martín, a Villa Bosch, Tesei, Ramos mejía. Todos bailes de autopista (Minima 50- jajaja). Las mujeres grandes, se  ponían como locas cuando íbamos. Jajaja  Nosotros chochos! Creíamos que éramos Zotto y Todaro! Jajaja. Y bailaban lindo esas mujeres!!. A veces, nos cebábamos y queríamos tirarles pasos y no se podía. Una vuelta en un club en Tropezón tiré un gancho y un boleo en una esquina de la pista, sencillito, pero me dijeron:“Pibe, acá no se tira pasos, eh!. Acá se baila al piso o te vas!”. Ellas nos enseñaban a abrazar y a  bailar prolijito, a recorrer la pista caminando. A bailar chiquito si había mucha gente. Así aprendí a respetar a la mujer al bailar y que no es un objeto!! Nos decían que nos iban a traer a las hijas, para que practiquemos los pasos… jajaja. Pero cuando las traían los viejos te decían: “Pibe, con vieja y con heladera´después bailá con cualquiera” o “A estas nenas les enseñamos nosotros”.

Mi amigo Heredia se casó y dejó la noche. Y se fue a vivir a Formosa, porque la mujer tenía familia allá. Yo le perdí el rastro. Lo busqué por Facebook, pero no lo encontré. Y yo seguí mi parranda de boliche con otros amigos del barrio. Que no los traía al tango ni a palos.

Pero yo quería aprender mas cosas de Tango. Hasta que un Lunes, por ahí por el ´97 o ´98 pasé por el Club Almagro y me mandé a la clase..Ahí tomé clases con  Sergio de Amo - El hermano de Dolores -  un gran profesor!! Tenía muy buenas ideas y organizó los elementos que yo traía y me dio más herramientas y secretos.  Y además, al poco tiempo que empecé, me dio mi primer trabajo de asistente en sus clases del Homero Manzi y de la Esquina Carlos Gardel. E íbamos a la milonga de Vilma Heredia los Sábados en el Almagro.

También fui, algunas veces, al Almagro de los Martes que estaba la práctica de “Los Pebetes”. Era la milonga joven del Almagro. Después se mudó a la Trastienda los Lunes. Ahí se veía a muchos de los que son ídolos ahora.

También iba a las milongas de Miguel Romero. Se bailaba lindo!! Miguel es un gran organizador y conmigo siempre se portó bárbaro!! Me ayudó mucho!! Me presentaba como su hermano y los milongueros de Capital, me respetaban. Jajaja

Por esa época,  conocí a un maestro y amigo, Omar Vega. Yo no sabía que era un gran bailarín!! Lo veía y lo saludaba. Hablábamos de minas, de la milonga. Nunca lo había visto bailar. Hasta que lo vi un día y la rompía!! Un grande. Un creativo. El me presentó a Capussi. ¡Otro fenómeno! Un artista único. Ellos hablaban de tener personalidad al bailar, de diferenciarse y de valorar el arte de uno mismo. Y también me hizo conocer al Pulpo Esbrez. Con el Pulpo, hablando sobre la creatividad, un día me dijo: “sabes que… yo estudio Tango todos los días!” Esa fue una gran enseñanza del Pulpo entre otras… ¡Yo tenía que estudiar… Y todos los días!. Y me puse a estudiar.

Hablaban de Dinzel. Y fui a verlo a Cacho. ¡Como habla del Tango, Dinzel!. Y supe que tenía un sistema de notación. Entonces decidí armar mi propio lenguaje para poder anotar los pasos que veía en la milonga y las opciones que yo mismo hacía.. ¡Hasta el día de hoy sigo anotando!. Así armé mi propio sistema.

Desde que vine a laburar a Bs As – como te decía – siempre hice clases sueltas con:

Carlos Copello, Zotto, Peralta. Carlos Rivarola, Jesús Velázquez,

Fui a lo de Carlitos Pérez. Una masa!

Estudié con Gabriel Missé. Dios mío! Que clases maravillosas!!! No hay palabras para hablar de Gabriel. ¡Es de otro planeta!!

Fui con Gavito. Uy! ¡Me pasó una con Gavito! Un día, en la milonga, Gavito estaba bailando adelante mío. Termina el tema, y me empieza a hablar. Yo no lo escuchaba. Uy, no,-dije -este me esta apurando… ¿Qué hice ahora? Y le digo ¿Qué? – Muy bien – me dice. ¿Por? Le respondo. – Porque yo te estaba probando. Me quedaba más tiempo en el lugar y vos no me querías pasar. Trabajabas en tu espacio. – Y también con el profesor que tengo, le dije – A eso no te lo da un profesor. Te lo da la milonga. Y a vos te gusta con locura y venís a la milonga.

¡Que lindas palabras! Y… es verdad. Me gusta el Tango e ir a la milonga.

Otra pareja con la que estudié y laburé en La Ideal fue con Pablo Nievas y Valeria Zunino. Muy buena gente y buenos bailarines.

“Y… era feliz, ¡Llevaba unos años milongueando en Capital!”. Pero de nuevo tuve que dejar porque volví a la “vida real”. Escuchaba tango, me acordaba de la milonga y me entristecía. Me acuerdo cuando volví a la milonga! Una noche, pasaba por Canning y me animé a entrar. Era tarde. Me senté, miré a la gente bailando y se me caían las lágrimas. Había poca gente. Termina una tanda y de lejos veo que me saluda una chica, una bailarina. Yo miré a los costados para ver si saludaba a otro. Y estaba yo solo. Así que me saludaba a mí. Y se cruza toda la pista se me acerca y me dice:”Guille! Como estás? Te acordás de mí?” Yo le dije que si, pero no me acordaba. Hasta que me dijo: “Vos no te acordás de mi. Yo soy Verónica Palacios!! Y estoy con mi hermana, Luna. Vos me dijiste que no dejara el Tango y nos enganchamos al final, Guille…” Mira quien me dio la bienvenida!! Estaba totalmente cambiada ella. Ya era una gran bailarina!! Y después estudié con Vero y con Omar Quiroga. ¡Dos fenómenos!.

Dije de acá no me voy mas!!! Me acuerdo que al otro día fui a las prácticas de Dinzel, y lo encontré al Flaqui Figueroa, y él me dijo que tenía que estudiar en el Centro Cultural Lola Mora con Dina Martínez. ¡Una maestra con todas las letras!.

El maestro del Lola era Mauro Peralta. Me reformateó la técnica que traía.. Y me enseñó movimientos fantásticos!!

Después Dina me llevó al Motivo. Creo que fue por el 2004. Ahí conocí a Luciana Valle. Con Luciana, aprendes o aprendes.  Me desacartonó. Me cambió la forma de moverme. De usar el espacio. A manejar nuevos conceptos. Nuevas dinámicas. Le entendía como marcar mejor que a un hombre, mira!

Otro con el que tomé clases y me encantó es Pablo Linares. Hay un ejercicio de Pablo que me abrió la cabeza, le pedí permiso para usarlo y hasta el día de hoy lo uso en mis clases. Y lo nombro, por supuesto.

Con Guille Cerneaz y  Paula Rampini tomé varias clases. Es muy bueno el material que maneja Guille.

Iba a la Viruta a las clases de  José Manrique (Un docente genial y gran bailarín y persona) y de Luis Solanas, un sabio.

Iba al estudio de Mora Godoy a unas clases de escenario.

Mario Consiglieri y Anabella Diaz Hojman, me enseñaron su estilo. Qué clases por Dios!!

Omar Vega, El pulpo Esbrez. Capussi. Julio Balmaceda

También fui a lo de Cristhian Sosa.

Y me encantan las clases de Juan Malizia y las de Verónica Salmerón.

Y muchos más.

También iba a las prácticas. Me acuerdo especialmente de las prácticas en el Garage. Ahí aprendí un montón!!

Aprovechaba cuando me llamaban para hacer de asistente en el CITA y tomaba las clases ahí. Era interesante porque a los asistentes les permitían también tomar otras clases.. Era una oportunidad. para estudiar con maestros que trabajaban afuera y no daban clases en Bs As. Como Fabián Salas y Carolina del Rivero. (Salas es un maestro genial!!!)  Y otra clase fabulosa era la de  Julio Balmaceda y Corina de la Rosa, Adrián Veredice y Alejandra Hobert. Esteban Moreno y Claudia Códega.

En la 10, conocí a Rodrigo Palacios y Agustina Berenstein, dos chicos grandes!!. Mucha paciencia para enseñar conceptos complejos. Los adoro!!!

Y después me llamó Julio para sus clases. Maneja la musicalidad como nadie. Me enseñó los movimientos espiralados que son tan difíciles y tiene muy buena onda por sobre todas las cosas.

Hace poco, Sabrina García me hizo conocer a Alejandro Filardi. Tiene 84 años, y una artillería de movimientos! ¡Es incansable!. Sabrina me llevó hasta Haedo al estudio de Filardi, donde ella y su hermana Samantha daban clases. También estaba ahí Gustavo Russo. Mas que clase era un entrenamiento para bailarines! Te corregían todo,  hasta el documento de identidad!!! Jajaja . Jamás creí que se bailaba así en el Oeste.

¡Sabrina es una maestra insuperable! Apunta al entrenamiento permanente. A la excelencia. A la investigación. Pasión y disciplina artística. Se transformó en una guía indiscutible en mi vida.

Y sigo tomando clases, eh!!  Y estudiando!!! Siempre di clases y tomé clases de tango.

¿Qué diferencias hay de cuando empezaste a ahora, en las milongas?

Noto que hace unos años está lleno de gente con la mentalidad abierta. Y eso me encanta!!! Me llena de esperanzas!!  Hay bailes con onda. Y  gente que baila muy bien y que sienten el tango de verdad. Me sorprende el nivel de los aficionados.

Se desacartonó la milonga. Aunque sigue habiendo códigos y respeto.

Yo cambié también. Sin dejar de bailar lo mío, me abrí a nuevos conceptos, nuevas tendencias, e incorporé conocimientos de otras danzas. Mas lo que traía de teatro.

¡Se ganaron espacios de libertad!¡Libertango! Pluralidad. Libertad de expresión. Gracias a  gente que se animó a organizar, se abrieron más lugares para poder bailar. Y estos organizadores me enorgullecen porque tienen la cabeza abierta, le dan cabida “a todo el Mundo” que quiera bailar Tango. No te juzgan por la ropa o el calzado que traes, el largo del pelo o tu elección sexual, tu país, tu color de piel o si sos bailarín o no sos bailarín.

Gracias a estas gestiones, se puso al baile de Tango de nuevo en auge

Con la idea de: “Vení y bailá y disfruta del Tango!” Adaptando el Tango a los tiempos que corren: Vivimos en Democracia. Somos libres. Con igualdad de derechos. Y así son las propuestas de las milongas o prácticas que me gustan

Nuestra lucha ahora es no dejar que los retrógrados vuelvan, se instalen y nos copen nuestros espacios, con el pretexto de que “así eran los bailes de Tango”, “tener reglas???” o “el derecho de admisión” justifican su discriminación!! Actitudes que me apenan muchísimo. Es muy difícil traer gente nueva al Tango. Y creo que, con estas formas obsoletas, se echa a la gente que se acerca.

Por suerte, ahora, los maestros te hablan con propiedad. Hay más didáctica en la enseñanza. Estoy seguro que el crecimiento de la danza de Tango se debe al hecho de haber escuchado a la mujer.

A mí me parece que este es el mejor momento para aprender, para bailar, para emprender con el Tango. ¡Hay muchas oportunidades!. Y falta! Hay que seguir difundiendo!!!

Una ayuda importante también, es la idea de documentar lo que está pasando en la movida de Tango de este tiempo. Y vos, Hebe, tenés mucho que ver con eso.

¡Quedan para la posteridad momentos imborrables!. Además hay gente que mira esos videos y se engancha bailando.

¿Quiénes son tus referentes en el Tango?

Me gusta de todo un poco. Te voy a nombrar a gente que tal vez no te guste o no tengan onda entre sí. Y que tienen estilos diferentes, Pero yo los admiro:

En los espectáculos de Tango, Milena Plebs y Miguel Angel Zotto en Tango x 2. También Carlos Copello, Pocho Pizarro y Gloria y Eduardo.

En la milonga: “Ojito”. ¿Lo conoces? ¡Es un fenómeno!. Lo observaba y trataba de copiarle todo: como sacaba a bailar, como se paraba, como se movía, los pasos que tiraba. Me iba a las matinée y me encantaba verlo a Pocho y Nelly, también.

Omar Vega. Un genio en Milonga, Tango y Vals.. Un bailarín como pocos.

Capussi – Flores porque combinan el teatro y el Tango. Y milongueando Capussi es genial. Sus clases son muy productivas.

Esteban Moreno, crack.

Ezequiel Farfaro. Como baila Farfaro!!!

Lo veo a Pablo Verón y me da ganas de bailar. Un bailarín muy creativo!!!

Y si… me gustan los creativos. Chicho, el Pulpo, también admiro a Mario Consiglieri y Anabella Diaz Hojman. Mario tiene millones de opciones, y me hace pensar que el baile del tango es infinito! Gonzalo Orihuela tiene mucho material también.

Las puestas de Dorkas me parecen jugadas. Y me encantan!! Un artista que se renueva permanentemente. Un investigador y excelente bailarín.

Aoniken Quiroga… Gran amigo y gran bailarín. Cabeza de compañía. Una vez me dijo – Guille, a vos te quieren todos! Los de tango nuevo, de Urquiza, milonguero, de salón, del sur, de escenario, los viejos, los jóvenes. Y yo le dije: yo también los quiero! Dejé todo por el Tango: casa, novia, familia, amigos. Esta es mi casa, mi familia…Eso le decía también a una compañera que tuve y se enojaba. Porque yo le decía que mi religión es el Tango. Y mis Dioses son Di Sarli, D´arienzo, Pugliese, Troilo, Calo, etc.. ¡Se enfurecía!.

Y ahora me gusta como milonguean El Flaqui, Hernán Leone –baila tango del bueno- Julián Vilardo – Presencia y elegancia al bailar- entre tantos otros. Cada uno con una personalidad única.

Y quiero destacar el laburo que está haciendo David Palo, gran persona también.

Me llama la atención la forma de bailar que tiene la camada que viene del sur, Toda la experiencia que tienen y todavía son muy jóvenes!! Leo Pankow, Ale Berón, Jorge Lopez, Cristhian Sosa. Son buenos los locos, eh!! La descosen!!

De las chicas que ¡Milonguean y milonguean de verdad! Silvana Anfossi (Una genia! Me dio su apoyo incondicional en un seminario que hicimos. Fue un momento duro para mí porque en ese momento se murió mi viejo)

, Soledad Larretapia, Noelia Hurtado, Eva Icickson.

Me encanta bailar con mi compa Flor Beltramo.

Ah, también me gusta como baila Daniel Nacucchio,  Sebastían Jimenez – que buen pibe y gran bailarín – con Inés Bogado – que tiene una historia de vida de novela.

Además admiro a la gente que labura en la calle con el Tango: Por ejemplo, El Indio, Carlinho y su elenco, que son muchos de los que ya te nombre..

Vestirse y enfrentar las condiciones climáticas favorables y adversas. Es admirable!!!.Hay que bailar en la calle!!! No cualquiera puede hacerlo. Se difundió un video hace poco de la gente que la pelea bailando en la calle. Muy emocionante!

Y una referente en el tango y en la vida para mí es, sin lugar dudas, Sabrina García.

En la organización para mí los número uno son Omar Viola y Horacio Gabín. Combinan arte y Tango. Arman propuestas conocidas, perro también se la juegan y le dan lugar a las nuevas tendencias. Tienen la cabeza muy abierta. Cuando empecé a laburar en Tangocool, iba a copiar a Horacio Gabín. El sabe hacer todo, desde la puerta, pasando por saludar y acomodar a la gente y pasar la música. Y un gran tipo! Humilde, modesto. Le preguntaba como se laburaba y siempre me asesoró. Le estoy muy agradecido a Horacio.

¿Qué sentís cuando bailas Tango?

Depende el momento.

Me gusta mucho bailar en la última hora de las milongas de Lunes a Jueves.. Cuando hay menos gente, y que la mayoría milonguea de primera. Siento que la gente que se queda hasta esa hora, está en la búsqueda permanente de sensaciones al bailar. Y yo también estoy en esa búsqueda.

Es para mí, redescubrir el placer de bailar tango. Yo siento de verdad que estoy bailando, no sólo con mi pareja, sino también con el resto de las parejas. Es estar rodeado de especialistas, que están concentrados en lo que están bailando, escuchando la música, la circulación en la pista es perfecta, se siente una comunión entre las parejas. Es una ceremonia!!! ¡Ahí percibo lo social del Tango!.

Me encanta bailar en las últimas horas de la 10 sea Martes o Sábados, El Yeite, Los Miércoles de la viruta, El Floreal y Canning – los Lunes y Martes. Que pista la de Canning!!

Si tuvieras que definir el Abrazo Perfecto ¿Cómo sería?

Hay cuestiones técnicas que definen el abrazo. Pero sin dejar de lado estos conceptos técnicos, el abrazo, para mí, es particular. Es lo que hace que cada uno se muestre tal cual es. Y que al moverse cada pareja sea diferente. Eso es lo que me atrapa de la milonga. Hay 50 parejas… ¡Y todas bailan distinto!

El simple hecho de abrazar es un acto de amor. Y poder abrazar y bailar es una bendición. Que lindo es bailar Tango, carajo!!!

¿Qué te hace erizar la piel cuando ves una exhibición?

Sin dudas, LA COMUNICACION!!! Esa charla entre los cuerpos de la  pareja, con la música y con el público. Y que cada integrante de la pareja cumpla su rol.

Si uno de los dos integrantes de la pareja se destaca mas, no me gusta. Si ambos se ponen por encima del Tango, dejo de prestarles atención. Nadie puede estar por encima del Tango. Nadie es el Tango!!! Somos todos los que hacemos “el tango.”.

Sé que no es lo que me preguntas, pero si hay algo que me hace erizar la piel ¿sabes que es? Cuando la gente llega a la milonga desesperada por bailar. Ansiosa por ponerse los zapatos.

Yo tuve la oportunidad de hacer de cajero y noté esas ganas por entrar a bailar Tango. Esa felicidad de llegar a la milonga. Ese buscar a su preferida o preferido para bailar.

O ver pasar a una piba, con los ojos cerrados, cantando el Tango que está sonando.  Disfrutando de ese abrazo. De ese baile. ¡Son cosas sencillas, hasta te parecerán absurdas, pero es lo que disfruto de ver en la milonga y son imágenes que me quedan grabadas a fuego!.

¿Qué es lo más importante para vos al momento de salir a bailar en una pista?

Hay una serie de detalles que trato de cuidar:

Como y cuando sacar a bailar. Donde ubicarse al entrar a una pista. Sentido común del espacio y el movimiento que puedo hacer en ese lugar que me dejan.

también mantener una circulación fluida contraria a las agujas del reloj. Pero busco, por sobre todas las cosas, prestarle atención a la compañera con la que bailo.

Y creo firmemente que lo mas importante es saber que es lo que se está bailando (Tango, Milonga o Vals), y a quienes se está bailando (Orquesta, cantor), para poder adaptarse y disfrutar mas aún. Y así coincida lo que la música o el cantor dicen con lo que se está bailando.

A mi me parece que se te tiene que poner la piel de gallina por la música y a esas sensaciones traspasárselas a la persona con la que bailas. Después viene el movimiento.

Y para bailar depende el momento en que me encuentro. Según como me siento ese día salgo a bailar. Bailo la orquesta que me inspira ese día y me haga saltar a la pista. Y trato de buscar a quien quiera vivir esa aventura conmigo.

Una noche de milonga que recuerdes

“…La noche del adiós. La noche que encendimos de reproches, y el amor pasó…” Torrente (Tango de Hugo Gimenez y Homero Manzi)

Muchas. Pero me viene a la memoria una en Porteño y bailarín. Madrugada del Lunes. Empieza a sonar Pugliese. Ni me acuerdo el tema. P ero si que era Pugliese. Yo estaba sentado con Omar Vega. Y atrás nuestro estaban Carlos Gavito y Osvaldo Zotto. Había cuatro mujeres.

Gavito y Zotto miraron a nuestra mesa y dijeron: “Vamos todos?”. Y Vega responde: “Vamos todos“. Y yo miré con una cara como diciendo: “Ah, todos soy yo también??”. Vega me pegó un codazo y tuve que sacar  a bailar. Que tanda por Dios!! Y como bailaba la mujer que me tocó a mí!! Me temblaban las piernas!!!

¿Tango o Milonga?

Tango, milonga y vals!! Esa pregunta me hace acordar a cuando te preguntan de pibe: ¿A quién querés más a mamá o a papá o a la abuela? Jajaja.. Con sus virtudes y sus defectos… A los tres!!

Una Orquesta

Las orquestas que escuchamos en la milonga me gustan casi todas! (Por no decirte todas)

En mi casa, mis tíos iban a ver a Caló, mi viejo era hincha de D´arienzo.  Y mi mamá era fanática y seguidora de  Pugliese y sus cantores (En especial Jorge Vidal. En la casa de mis viejos, la lluvia nos arruinó libros, apuntes, mis escritos, y fotos entre ellas unas con el autógrafo de Vidal ¡Como lloraba mi vieja por esas fotos! ¡Pobre!).

Una respuesta rápida sería Di Sarli. Será porque es lo primero que pude y me gustó bailar. Tiene esos temas para bailar lisito. “Hablando por teléfono” jajaja. Pausado, tranquilo.

De Biagi me gusta casi todo también.

En una época, por los noventa, me hacía el rebelde y escuchaba lo que en casa no gustaba, porque decían que era viejo: De Caro, Canaro, Lomuto, la Victor, Donato.

Y me conseguí temas de orquestas de Barrio que me pasó un viejo coleccionista. En casa no les gustaba mucho. Y yo ponía los cassette que me grababa.

Y de grande, me empezó a gustar lo más jugado de Piazzolla. E investigando, me enteré que Piazzolla tuvo una orquesta en el  ´46.  Que orquesta!!!

Hay cosas del Tango electrónico que me gustan también. Ese fue un momento histórico, que va a quedar en los libros. Una revolución. Se renovaron la música y la danza. Y las dos fueron de la mano.

Un Tango

Uno solo? Imposible!! Es muy injusto! (Puedo hacer trampa de nuevo??)

Cantado, “Dos fracasos” de Caló y Homero Expósito,  interpretado por Miguel Caló y la orquesta de las estrellas con Alberto Podestá en la voz.

¡Es una Opera de tres minutos!! Rayé el disco de tanto escucharlo, sabes? Mi viejo casi me mata!!

E instrumental “el ingeniero”  de Di Sarli! Pero la versión mas vieja (Si mal no tengo entendido es de 1943. Hay una diferencia en los violines con otra que entiendo es del 53.  Esta ultima, o la versión más nueva, sea de la fecha que sea, me gusta mucho menos.

Un Cantor

(No seas mala, dejame nombrarte tres por lo menos. Puedo?)

Ernesto Famá (Un fenómeno. Un prócer). Raúl Iriarte, me encanta!!! También me fascina y mucho como canta Jorge Ortiz!!! (Un grande) Con Biagi o con Caló – hay gente a la que no le gusta con Caló o dicen que no fue su mejor momento.

Además, mis preferidos son: Carlos Bermudez, Carlos Vidal, Juan Carlos Miranda Jorge Linares, Horacio Quintana, Alfredo Rojas, Orlando Medina. Ortega del Cerro.

Pero no me quiero olvidar de Vargas, Alberto Marino, Podestá, Floreal (En todas las orquestas que cantó!!. Dante, Martel, Durán, Chanel.

Y uno que no escuchamos en la milonga, pero que me hizo estremecer es Luis Cardei. Y a Gardel empecé a darle  importancia de grande.

Un Bailarín o Pareja de Baile

(Ya está, no me retes! sabes que voy a nombrar a mas de uno…)

Pareja de baile, la que mas me gustó de lo que vi en mi vida de Tango es Milena Plebs y Miguel Angel Zotto y su Tango x 2. Lo mejor, lejos.

Silvana Allievi. Lara Jordan. Agustina Vignau – baila estupendo y milonguea hermoso-, Carolina Leonardelli. Silvana Anfossi.

Gabriel y Sebastián Missé.

Carlos Copello, Fabián Peralta. Jesús Velazquez.

Siempre Ricky Barrios!!

Ezequiel Farfaro.

Mario Consiglieri y Anabella Diaz Hojman

Gonzalo Orihuela – Solange Chapperon

Aoniken Quiroga

José Fernández.

Leo Pankow.

Zumo.

Leandro Capparelli y Sol Alzamora. ¡Impecables!. El hermano, Luciano, también.

Max Van De Voorde - Solange Acosta.

Cristian Correa – Manuela Rossi

Corporación Tango (Me gusta pero me gustaba mas cuando estaba Peralta) y La compañía de Leonardo Cuello hacen cuadros maravillosos. Obras de arte. Son imponentes!!

Y una pareja nueva que me gusta muchísimo es la de Sebastián Fernandez y Andrea Kuna. Brillan!!!

¿Hacés alguna otra actividad artística?

Actué en un momento de mi vida. Esa es una actividad que quiero retomar. ¡Amo el Teatro! Y hace unos años que escribo. (Te maté con esta respuesta. No lo sabías! jajaja)

Y cuando cuento que escribo, me dicen: - vos tenés que escribir sobre Tango. Incluso se ofrecieron a hacerme una edición explicando “los primeros pasos del Tango”. Pero no me cerraba. ¡Vos sabes que yo respeto mucho al Tango!. Me desvelaba la idea de armar un proyecto que implique un desafío. ¡Y a mí me gustan los desafíos! Pero no lo encontraba…

Hasta que volví a ver a Sabrina García. ¡Un encuentro mágico!¡Fue  una bendición! Ella se transformó en mi musa inspiradora. Me dio todos los elementos para escribir un libro soñado. Me daba la oportunidad de usar la inteligencia. Dejando de lado la pereza.

Ella no sabía lo que pasaba. De a poco le fui contando. ¡Yo tenía miedo que se ofendiera! Pero cuando se enteró – con muy buena onda– me fue ayudando.

¡Vas a tener que leerlo para enterarte cómo fue el proceso creativo! Jajaja ¡Te aseguro que fue muy interesante.! Para mí es una experiencia maravillosa.

Con Sabrina pensamos parecido sobre Tango. Y varios de los temas del libro son reflexiones que surgieron de nuestras charlas. Y de otros tantos sólo nos quedan preguntas, no respuestas, que también componen la obra.

Ves, ¡A ella le tenés que hacer una nota! Además una emprendedora en el  Tango.  Luchadora como pocas. Bailó en todos lados, en la calle, en el escenario, en las milongas. En Palacios. En Argentina, en el Exterior.

¡Ella es una gran mujer! ¡Un ser iluminado! Con conciencia social y experiencia en la vida.

Me enseñó en forma práctica que si los tiempos son malos, hay que enfrentar las adversidades. Hacerse cargo de lo que a uno le gusta, y de lo que uno piensa. Tomar decisiones y sostenerlas hasta el final! Cueste lo que cueste! Con la frente alta!

Un Sueño relacionado con el Tango

Me preocupa mucho la situación social de la gente que trabaja en el Tango. Me parece que estamos muy desamparados. Tanto los que trabajan acá como lo que viajan. Se hace difícil mantener las fuentes de trabajo. Creo que a los músicos los defienden más.

En lo personal, deseo estar bien de salud para poder trabajar.

¿Qué significa el Tango para vos?

Nada más que sentimiento. ¡Puro sentimiento!! Es una pasión.

A mí desde chico me enseñaron que el  Tango es como una religión. E ir a la milonga una ceremonia.

Muchas veces me da miedo de laburar con el Tango Vos lo sabes bien, que siempre me dio miedo de “comercializar” el Tango.

Y a veces cuando enseño me da culpa. Y me digo, “yo te estoy enviciando. ¿Estaré haciendo bien?. Vas a dejar todo y a milonguear todos los días”. Pero a muchos les cambia la vida para bien….

Porque la idea es difundir nuestra cultura. Lo que hacemos todas las noches de nuestra vida: ir a la milonga y bailar Tango. Y así tiene que ser!!

¿A quienes le agradeces?

A todas las mujeres que me dijeron que si para bailar!!

A todos los que me enseñaron y a los que les copie algún paso.

A todos los que me invitaron a su milonga

A todos los que nombre anteriormente.

A todos los que me dieron su amistad:  Mi hermano de la vida Javier Claudepierre. Lucía Beraldi, El gato Atún, Fernando Tipelman, Hugo Pendziuch, , a vos Hebe, Gabriel Di Prinzio, Fernando Gordillo – Amigazo - Pablo Rebecchi,.

A mi compa, Flor Beltramo, que me banca!

Y tengo que agradecer, eternamente,  a Sabrina García.

¿Quién te gustaría que lea esta nota?

Alguien la va a leer? Ja. Ojala, por lo menos, que la lean todos los que les agradecí.

Si vivieran, mi viejo y Omar Vega.

http://tangonieto.blogspot.com.ar/

http://milonga10.com

 

 

EY!

Todo el material que aquí se prensenta tiene copyright. Trabajos de terceros constan con su fuente y permiso del autor.

Newsletter

No te pierdas los últimos artículos y videos!