La historia del tango y Gardel

El tango tiene su origen en el Río de la Plata, la región en donde se ubican las ciudades de Buenos Aires y Montevideo. A finales del siglo diecinueve, las dos urbes porteñas recibieron a miles de inmigrantes de Europa, África y el Caribe. Esta mezcla cultural y la diversidad de sus habitantes dio origen a muchos géneros musicales, entre ellos, el tango.

A principios del siglo veinte el tango se da a conocer en el mundo. Cantantes criollos viajaron a París y a Londres a grabar canciones como La Morocha, mucho antes de que lo hiciera el cantante de tango más famoso del mundo: Carlos Gardel, también conocido como el Morocho del Abasto.

Carlos Gardel, símbolo cultural del tango

El Zorzal Criollo, apodo también asociado a Gardel, comenzó muy joven a frecuentar los locales y cafés de la famosa Calle Corrientes, en donde se supone se encontraba la esquina del tango, ubicada en Corrientes y Esmeralda, título de la canción cuya letra fue creada por Celedonio Flores en el año 1933.

Carlos Gardel no sólo cantaba, también era compositor, actuaba en películas y se presentaba en todo el mundo. Fue una de las primeras celebridades de América Latina, su vida era objeto de gran interés para la prensa y sus fanáticos. En 1935, durante una de sus exitosas giras, pierde la vida en un accidente aéreo en la ciudad de Medellín, Colombia. Así pasó a ser una leyenda del tango.

Medellín también es considerada como la capital del tango en el Caribe, donde las academias y escuelas de baile se destacan por su calidad y profesionalismo. Los bailarines colombianos han clasificado varias veces a la final del Mundial de Tango en Buenos Aires, e inclusive, han ganado varias categorías importantes alrededor del mundo y por supuesto, en el Festival Internacional de Tango de Medellín.