En la ciudad de Buenos Aires y muchas de las principales ciudades de la República Argentina se le rinde homenaje a los grandes artistas del tango. Es frecuente ver como plazas, pasajes, premios, calles y avenidas ostentan los nombres de los grandes exponentes del género musical rioplatense.

El tango, ese sentimiento triste que se baila y canta es homenajeado constantemente en muchos rincones de la ciudad porteña. En avenidas y edificios pueden observarse placas conmemorativas que avisan a los turistas que allí vivió un poeta, escritor, compositor o cantante de tango. Ese tipo de reconocimientos, acerca a los porteños a su propia historia e identidad, y a la vez, le rinde homenaje a cientos de personas que hicieron que el tango obtuviese el lugar que tiene hoy en la cultura popular mundial.

Lugares para visitar y homenajear a los grandes

El barrio de Balvanera, específicamente en la zona del Abasto, se rinde tributo a sus vecinos más ilustres: Carlos Gardel y Aníbal Troilo. La Casa Museo Carlos Gardel fue recientemente remodelada y allí se ofrece a sus visitantes eventos gratuitos como conciertos, proyección de películas y la exhibición de objetos personales del cantante, también conocido como el Morocho del Abasto.

Varios pasajes y calles fueron bautizados con sus nombres, allí se pueden encontrar esculturas de otros exponentes del tango como Piazzolla, el conocido pianista y director de orquesta Mariano Mores, Tita Merello, Roberto “el Polaco” Goyeneche y el famoso Monumento al Bandoneón, entre muchos otros.

En la Avenida Corrientes, muy cerca del Obelisco continúan los tributos en lugares emblemáticos como cafés notables, pizzerías y teatros en donde muchos se presentaron en vivo y deleitaron con su música y baile, a turistas y argentinos por varias generaciones. Visitar los lugares en donde nacieron también es una forma de rendir tributo a las leyendas del tango.